Palacio Español en Buenos Aires

Palacio Español en Buenos Aires
Comparte este artículo
Autor: Comentar

El Club Español es uno de los monumentos históricos de la Ciudad de Buenos Aires que se caracterizan por ser muy bonitos y con un estilo propio que marcan toda una época. En septiembre de 1908 abrió sus puertas colocándose la piedra fundamental, desde ese momento el Palacio se ha convertido en un orgullo para toda la colectividad española y para quienes visitan el país y quieren ver algún lugar para sentirse como en casa.En un comienzo sólo se contaba con un sótano y dos salones con estilo árabe, en la planta baja se podían ver billares. En la actualidad este lugar está destinado al restaurante, en el primer piso, de estilo Imperial fue una increíble obra de Julio Borrel.

Los salones que existían en el segundo y en el tercer piso estaban destinados a diferentes juegos recreativos, a la lectura y a la conversación de los visitantes.

En el lugar se pueden disfrutar de diferentes obras de arte con un valor muy importante. Entre ellas obras de Benlliure, Tasso y Nadal Querol, Oliva Navarro, acompañadas de pinturas de Sotomayor, Maristany de Triago, Iturrioz, Quinquela Martin, etc.

El lugar alberga un importante restaurante que funciona en la planta baja. El lugar es muy bonito, decorado con importantes piezas de madera, mármol y bronces, uniéndose con una moderna tecnología. Este es uno de los restaurantes más importantes de la ciudad.

Te ofreceremos un listado de los platos que se pueden disfrutar en el Palacio Español:

  • Copa de langostinos
  • Variedad de tortillas (entre todas se destaca la de jamón serrano)
  • Tabla de mariscos
  • Gambas al ajillo
  • Arroz a la marinera
  • Cochinillo con patatas al romero
  • Paella
  • Lenguado a la Fiorentina
  • Conejo a la cazadora
  • Salmón al roquefort
  • Atún flambee
  • Pulpo a la gallega
  • Pato a la naranja
  • Y una amplia variedad de postres

El Palacio Español está ubicado en Bernardo de Irigoyen 180.

Foto | FLickr

Por:
Etiquetas:
Categorías: Gastronomía
Comparte este artículo